Ultrasonido mamario

El ultrasonido mamario es una estudio no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar algunas enfermedades del seno.

Es seguro e indoloro. El equipo emite ondas de sonido que los humanos no podemos escuchar, así como lo hacen los murciélagos, de tal manera dicho sonido atraviesa el tejido mamario pudiendo rebotar contra zonas duras o seguir de largo cuando las áreas tienen aire por ejemplo. Así, el equipo logra captar las ondas que regresan y las convierte en imágenes que son interpretadas por el médico.

El ultrasonido también se le llama ecografía. Utiliza una pequeña sonda llamada transductor y un gel que se coloca directamente sobre la piel. Las ondas sonoras de alta frecuencia viajan desde la sonda a través del gel hasta el cuerpo para posteriormente rebotar sobre los tejidos siendo recogidas nuevamente por la sonda.

Una computadora usa esas ondas sonoras para crear una imagen. Los exámenes de ultrasonido no usan radiación (rayos X). Debido a que el ultrasonido captura imágenes en tiempo real, puede mostrar la estructura y el movimiento de los órganos internos del cuerpo. Las imágenes también pueden mostrar el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos.

La ecografía Doppler es una técnica de ecografía especial que evalúa el movimiento de materiales en el cuerpo. Le permite al médico ver y evaluar el flujo sanguíneo a través de las arterias y venas del cuerpo.

mastologo en quito realizando una ecografia o ultrasonido mamario

El ultrasonido mamario produce una imagen de las estructuras internas de la mama.

El estudio del ultrasonido mamario puede ser de gran utilidad cuando se complementa con el flujo doppler ya que el médico puede con este complemento del equipo, determinar si una masa del seno tiene o no vascularización inusual, lo cual aumenta la probabilidad de que tenga un comportamiento de sospecha para malignidad.

  • ¿Qué es la ecografía de mama?

    La ecografía mamaria es una prueba por imágenes que usa ondas sonoras para observar el interior de sus senos. Puede ayudar al mastólogo o al cirujano oncólogo a detectar problemas en los senos. También le permite determinar como es el flujo de sangre en ciertas partes de los senos. Esta prueba se usa a menudo cuando se ha observado un cambio en una mamografía o cuando se siente un cambio, pero no aparece en una mamografía.

    El médico radiólogo es el especialista en los estudios de imagen, y aunque el mástologo o el cirujano oncólogo pueden realizar un ultrasonido, lo ideal es que siempre haga este estudio un radiólogo especializado en mamas. Se le colocará un equipo sobre la piel del seno llamado transductor el cual proporcionara las imágenes.

    El transductor envía ondas sonoras que rebotan en el tejido mamario. Las ondas sonoras son demasiado agudas para que las escuche. A continuación, el transductor capta las ondas sonoras rebotadas. Estas se convierten en imágenes que representan el interior de sus senos.

    El radiólogo puede realizar un estudio complementario llamado Doppler. Con esto, el médico puede determinar el flujo sanguíneo que presenta en su interior una lesión que le haya parecido sospechosa. Un flujo alto o inusual generalmente eleva la sospecha de que la lesión sea maligna.

    La ecografía es segura durante el embarazo porque no usa radiación. Asimismo, es un estudio que no utiliza contraste endovenoso.

  • ¿Por qué podría necesitar una ecografía mamaria?

    La ecografía de las mamas se realiza con mayor frecuencia para determinar si un problema detectado mediante una mamografía o durante el examen físico de la mama pudiera ser compatible con un quiste lleno de líquido o un tumor sólido.

    Por lo general, la ecografía mamaria no se realiza para detectar cáncer de mama. Esto se debe a que puede pasar por alto algunos de los primeros signos de cáncer. Un ejemplo de los primeros signos que generalmente no aparecen en la ecografía son los diminutos depósitos de calcio llamados microcalcificaciones.

    Se puede usar una ecografía si usted:

    – Tiene tejido mamario particularmente denso. Es posible que una mamografía no pueda ver a través del tejido.

    – Está embarazada. La mamografía usa radiación, pero la ecografía no. Esto lo hace más seguro para el feto.

    – Tiene menos de 25 años.

    Su proveedor de atención médica también puede usar una ecografía para observar los ganglios linfáticos cercanos en la axila o en la región paraesternal, asimismo, tambien es útil para guiar una aguja gruesa durante una biopsia core o también para guiar una aguja fina para realizar una PAAF (punción y aspiración con aguja fina) y extraer líquido de un quiste o para tomar muestra de células aisladas de un área de interés.

  • ¿Cuáles son los riesgos de una ecografía mamaria?

    En vista de que el ultrasonido mamario no utiliza radiación ionizante, no representa riesgo de radiación. Por ende, las mujeres embarazadas pueden realizarse este estudio sin riesgo de radiación.

    La ecografía mamaria puede pasar por alto pequeños bultos o tumores sólidos que se encuentran comúnmente cuando se realiza una mamografía. La obesidad o tener senos muy grandes puede hacer que la ecografía sea menos precisa.

    Puede tener riesgos dependiendo de su condición de salud específica por lo que su médico le podrá decir si es una prueba segura de realizar.

  • ¿Cómo me preparo para una ecografía mamaria?

    – El médico radiólogo le explicará el procedimiento. Haga cualquier pregunta que tenga acerca del mismo.

    – Es posible que se le solicite que firme un formulario de consentimiento que autoriza a realizar la prueba. Lea el formulario con atención y haga preguntas si algo no está claro.

    – No es necesario que deje de comer o beber antes de la prueba. Tampoco necesitará medicamentos para ayudarlo a relajarse.

    – No debe ponerse lociones, polvos u otras sustancias en los senos el día de la prueba.

    – Use ropa que pueda quitarse fácilmente. O use ropa que le permita al radiólogo llegar a su pecho con facilidad. El gel que se aplica en la piel durante la prueba no mancha la ropa, pero es posible que desee usar ropa más vieja. Es posible que el gel no se elimine por completo de su piel después.

    – Siga cualquier otra instrucción que le dé su proveedor de atención médica para prepararse.

  • ¿Qué sucede durante una ecografía de mama?

    Es posible que le realicen una ecografía de mama como paciente ambulatorio o como parte de su estadía en un hospital. La forma en que se realiza la prueba puede variar según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

    Generalmente, la ecografía mamaria sigue este proceso:

    – Se le pedirá que se quite las joyas y la ropa de la cintura para arriba. Se le dará una bata para que se la ponga.

    – Se acostará con la boca para arriba sobre una mesa de examen. Se le pedirá que levante el brazo por encima de la cabeza en el lado del seno que se va a examinar. También puede ser que se le pida que coloque los brazos hacia los costados.

    – El médico colocará un gel transparente en la piel sobre el área del seno que se examinará.

    – Sentirá una presión que ejercerá el médico con el equipo sobre la piel del seno y luego el médico realizará movimientos en todo el seno para estudiar toda la región.

    – Una vez finalizada la prueba, el técnico limpiará el gel de su piel. Puede pedirle servilletas para limpiar algún remanente de gel.

  • ¿Qué sucede después de una ecografía mamaria?

    No necesita ningún cuidado especial después de una ecografía mamaria. Su médico puede darle otras instrucciones, según su situación.

La ecografía de la mama utiliza ondas sonoras para producir imágenes de las estructuras internas de la mama. Se utiliza para ayudar a diagnosticar bultos en los senos u otras anomalías que se encuentran durante un examen físico o en una mamografía o una resonancia magnética de los senos. El ultrasonido es seguro, no invasivo y no usa radiación.

Este examen requiere poca o ninguna preparación especial. Deje las joyas en casa y use ropa holgada y cómoda. Deberá desvestirse de la cintura para arriba y usar una bata durante el examen.

Usos comunes del ultrasonido mamario

Determinación de la naturaleza de una anomalía mamaria

Los médicos utilizan la ecografía mamaria para ayudar a diagnosticar las anomalías mamarias detectadas durante un examen físico. Estos pueden incluir un bulto o secreción espontánea con sangre / clara del pezón. También utilizan la ecografía para caracterizar las posibles anomalías observadas en la mamografía o la resonancia magnética de mama (RM).

La ecografía mamaria puede ayudar a determinar si una anomalía es sólida (que puede ser un bulto de tejido no canceroso o un tumor canceroso), llena de líquido (como un quiste benigno) o una lesión que sea tanto quística como sólida.

Pruebas de detección complementarias de cáncer de mama

La mamografía es la única herramienta de detección del cáncer de mama que se sabe puede reducir las muertes por cáncer de mama mediante la detección temprana. Aun así, las mamografías no detectan todos los cánceres de mama. Algunas lesiones y anomalías mamarias no son visibles o son difíciles de interpretar en las mamografías. En los senos densos, lo que significa que hay muchos conductos, glándulas y tejido fibroso y menor cantidad de grasa, muchos cánceres pueden ser difíciles de ver en una mamografía. En este escenario el ultrasonido mamario o la resonancia magnética mamaria pueden ser de gran utilidad como elementos complementarios.

Muchos estudios han demostrado que la ecografía mamaria y la resonancia magnética pueden ayudar a complementar la mamografía al detectar cánceres que pueden no ser visibles con la mamografía. La ecografía mamaria de detección puede identificar anomalías que no son visibles con la mamografía, incluidas algunas que pueden requerir una biopsia.

Muchas de las anomalías encontradas con la ecografía mamaria de detección no son cáncer (falsos positivos). La resonancia magnética es más sensible que la ecografía para detectar cáncer de mama, pero es posible que la resonancia magnética no esté disponible para todas las mujeres. Si obtiene una resonancia magnética de detección, no es necesario realizar una ecografía de detección a menos que su médico requiera realizar una ecografía de segunda mirada.

La ecografía mamaria se puede ofrecer como una herramienta de detección para mujeres que:

  • tienen un alto riesgo de cáncer de mama y no pueden someterse a un examen de resonancia magnética.
  • está embarazada o no debe exponerse a rayos X (que es necesario para una mamografía).
  • tienen una mayor densidad mamaria: cuando las mamas tienen mucho tejido glandular y conectivo y poco tejido graso.

Biopsia de mama guiada por ultrasonido

Cuando una ecografía mamaria revela una anomalía sospechosa, el radiólogo puede recomendar una biopsia core guiada por ecografía. Debido a que la ecografía proporciona imágenes en tiempo real, los médicos a menudo la utilizan para guiar los procedimientos de biopsia. Por lo general, será necesario un examen de ultrasonido de mama antes de la biopsia para planificar el procedimiento y determinar si se puede utilizar este método.

¿Qué aspecto tiene el equipo?

Las máquinas de ultrasonido constan de una consola de computadora, un monitor de video y un transductor adjunto. El transductor es un pequeño dispositivo de mano que se asemeja a un micrófono. Algunos exámenes pueden usar diferentes transductores (con diferentes capacidades) durante un solo examen. El transductor envía ondas sonoras inaudibles de alta frecuencia al cuerpo y escucha los ecos que regresan. Los mismos principios se aplican al sonar utilizado por barcos y submarinos.

El radiólogo aplica una pequeña cantidad de gel en el área bajo examen y coloca el transductor allí. El gel permite que las ondas sonoras viajen de un lado a otro entre el transductor y el área examinada. La imagen de ultrasonido es inmediatamente visible en un monitor de video. La computadora crea la imagen basándose en el volumen (amplitud), el tono (frecuencia) y el tiempo que tarda la señal de ultrasonido en regresar al transductor. También considera qué tipo de estructura corporal y / o tejido atraviesa el sonido.

¿Cómo funciona el equipo del ultrasonido mamario?

Las imágenes por ultrasonido utilizan los mismos principios que el sonar que utilizan los murciélagos, los barcos y los pescadores. Cuando una onda de sonido golpea un objeto, rebota o hace eco. Al medir estas ondas de eco, es posible determinar qué tan lejos está el objeto, así como su tamaño, forma y consistencia. Esto incluye si el objeto es sólido o está lleno de líquido.

Los médicos utilizan la ecografía para detectar cambios en la apariencia de órganos, tejidos y vasos y para detectar masas anormales, como tumores.

En un examen de ultrasonido, un transductor envía las ondas sonoras y registra las ondas de eco (retorno). Cuando el transductor se presiona contra la piel, envía al cuerpo pequeños pulsos de ondas sonoras inaudibles de alta frecuencia. A medida que las ondas sonoras rebotan en los órganos internos, los fluidos y los tejidos, el receptor sensible del transductor registra pequeños cambios en el tono y la dirección del sonido. Una computadora mide instantáneamente estas ondas de firma y las muestra como imágenes en tiempo real en un monitor. El médico normalmente captura uno o más fotogramas de las imágenes en movimiento como imágenes fijas. También pueden guardar bucles de vídeo cortos de las imágenes.

La ecografía Doppler, una técnica de ecografía especial, mide la dirección y velocidad de las células sanguíneas a medida que se mueven a través de los vasos. El movimiento de las células sanguíneas provoca un cambio en el tono de las ondas sonoras reflejadas (llamado efecto Doppler). Una computadora recopila y procesa los sonidos y crea gráficos o imágenes en color que representan el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos.

¿Quién interpreta los resultados y cómo los obtengo?

Un radiólogo, un médico capacitado para supervisar e interpretar los exámenes radiológicos, analizará las imágenes. El radiólogo enviará un informe firmado al médico que solicitó el examen. Luego, su médico compartirá los resultados con usted. En algunos casos, el radiólogo puede discutir los resultados con usted después del examen.

Es posible que necesite un examen de seguimiento. Si es así, su médico le explicará por qué. A veces, un examen de seguimiento evalúa más a fondo un problema potencial con más vistas o una técnica de imagen especial. También puede ver si ha habido algún cambio en un problema a lo largo del tiempo. Los exámenes de seguimiento suelen ser la mejor manera de ver si el tratamiento está funcionando o si un problema necesita atención.

¿Cuáles son los beneficios y riesgos?

Beneficios

  • La mayoría de las ecografías no son invasivas (sin agujas ni inyecciones).
  • En ocasiones, un examen de ultrasonido puede resultar temporalmente incómodo, pero no debería ser doloroso.
  • El ultrasonido está ampliamente disponible, es fácil de usar y menos costoso que la mayoría de los otros métodos de diagnóstico por imágenes.
  • Las imágenes por ultrasonido son extremadamente seguras y no usan radiación.
  • La ecografía proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se ven bien en las imágenes de rayos X.
  • El ultrasonido proporciona imágenes en tiempo real. Esto lo convierte en una buena herramienta para guiar procedimientos mínimamente invasivos como biopsias con aguja y aspiración de líquidos.
  • Las imágenes por ultrasonido pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres con senos densos.
  • La ecografía puede ayudar a detectar y clasificar una lesión mamaria que no se puede interpretar adecuadamente mediante una mamografía sola.
  • Mediante la ecografía, los médicos pueden determinar que muchas áreas de preocupación clínica se deben a tejido normal (como lóbulos de grasa) o quistes benignos. Para la mayoría de las mujeres de 30 años o más, se utilizará una mamografía junto con una ecografía. Para las mujeres menores de 30 años, el ultrasonido solo suele ser suficiente para determinar si un área de interés necesita una biopsia o no.

Riesgos

  • La ecografía de diagnóstico estándar no tiene efectos nocivos conocidos en los seres humanos.
  • La interpretación de un examen de ultrasonido de mama puede llevar a procedimientos adicionales como un ultrasonido de seguimiento y / o aspiración o biopsia. Muchas de las áreas que se cree que son motivo de preocupación resultan no ser cancerosas (falsos positivos).

¿Cuáles son las limitaciones de la ecografía de mama?

  • La ecografía es una de las herramientas que se utilizan en las imágenes de los senos, pero no reemplaza la mamografía anual.
  • Muchos cánceres no son visibles en la ecografía. Muchas de las calcificaciones que se ven en la mamografía no se pueden ver en la ecografía. Algunos cánceres de mama tempranos solo aparecen como calcificaciones en la mamografía. Los hallazgos de la resonancia magnética que se deben a un cáncer no siempre se observan con la ecografía.
  • Se puede recomendar una biopsia para determinar si una anomalía sospechosa es cáncer o no, Sin embargo, la mayoría de los hallazgos ecográficos sospechosos que requieren biopsia no son cánceres.
  • Muchas instalaciones no ofrecen exámenes de ultrasonido, incluso en mujeres con senos densos, y es posible que el procedimiento no esté cubierto por algunos planes de seguro.
  • Es importante elegir un centro con experiencia en ecografía mamaria, preferiblemente uno donde los radiólogos se especialicen en imágenes mamarias. La ecografía depende de que se reconozca la anomalía en el momento de la exploración, ya que es un examen “en tiempo real”. Esto requiere experiencia y buen equipamiento.